El círculo vicioso de las recurrentes crisis económicas