La coincidencia de la muerte de Cervantes y Shakespeare, el mismo día, hace 403 años, marca en el almanaque la fiesta del Día del Libro