Trabajo y educación: ¿un imprescindible cambio cultural?