¿Consagraremos la impunidad?