A 80 años de una frase que todavía nos interpela