Educación y trabajo. ¿Un cambio cultural?