Victoria Ocampo, contra los mandatos