Lo que ciencia y arte aprenden entre sí