“La Iglesia, en un punto de inflexión”, por Enrique Aguilar y Elisa Goyenechea