El voto liberal, en la encrucijada