La grieta continúa y es necesaria